Recuperación tras operación de neoplasia esofágica. BioCele.

 Ectracto del libro L'Oscillation Cellulaire, de Georges Lakhovsky, de la edición francesa. DANIELLE BOULOIS EDITIONS (11 de febrero de 2013). El caso presentado es del Dr. Raúl Araujo, médico jefe del Hospital Profiláctico de Montevideo

Pedro R. Montevideo. El paciente fue operado el 6 de mayo en el Hospital Británico de Montevideo por una neoplasia de esófago, que lo convierte en una boca artificial después de practicarle una laparotomía. Voy a visitarlo el 1º de abril. Sufre de vómitos cada mañana, muy fétidas y abundantes, con un líquido de color gris con un poco de sangre. El paciente se encuentra muy delgado, sin fuerzas, es increíble, se queja de dolor referido en los brazos, y se encuentra sin apetito. No duerme, color amarillo en ojos, lengua seca y de color blanco, micción 150cc. Se le recomienda una dieta muy ligera y tomar las sales de magnesio; al mismo tiempo, le coloco un circuito (BioCele) para la cintura.
Vuelvo a verlo tres días más tarde. La casa, que estaba apestando a los malos olores de la primera vez, ahora es inodora. El paciente está sentado en la cama y me dijo que se siente mejor. Ocho días más tarde, vuelvo a verlo. El vómito es un líquido blanco sin olor; que soporta mejor comida que se le da por la sonda. Su familia tiene esperanza en que puede curarse. Cada quince días, veo a su esposa e hija que vienen a traerme noticias del paciente. Ahora, se levanta y empieza a salir de su casa. Se le realiza una radiografía y se observa reducida la marca de la antigua neolplasia de esófago.
El 3 de julio el paciente se encuentra sin dolor, sin insomnio y sin vómitos. Su peso a aumentado 4 kg. Ha empezado a alimentarse por la boca. Mientras se ignora su enfermedad, él cree que está haciendo muy bien y que pueda sanar. En febrero de 1931, me comenta que tiene una vida bastante normal. Se le da alimentos por vía oral. Su estado general es muy bueno, aunque aun se encuentra muy delgado. En abril de 1931, su mejora es continua.